12 agosto 2015

A Tiger de nuevo, pensando en los niños

Es que los escaparates tienen tantos colores (y colores tan chillones) que no lo he resistido y he vuelto a entrar en Tiger con el firme propósito, he de reconocerlo, de buscar material didactizable, cacharros que llevar al aula y/o a la sala de profesores para dinamizar nuestras clases; también he de reconocer que entré con la intención de encontrar material para una entrada para este blog que alegrara el mes de agosto y diera continuidad a aquel post de hace ya varios meses y en la línea de esas otras entradas en las que me he ocupado de la enseñanza de ELE a niños.

Creamos monstruos
Crear un monstruo es una tarea bastante recurrente en los cursos de español para niños en la que, además de fomentar la creatividad, hacerles desarrollar su fantasía, conseguir su implicación y motivarles, hacemos que utilicen los exponentes lingüísticos para la descripción física. Y para ello, muy parecido al Mix&Match del que ya hemos hablado alguna vez, en esta ocasión nos encontramos muñecos de papel con pegatinas con los que los alumnos podrán elaborar sus creaciones y luego presentarlas a la clase. También podríamos reservar un espacio en el aula para la Galería de los monstruos.


La clase habla
Cuando vi estas pegatinas para paredes con forma de bocadillos de texto me vino a la cabeza la entrada que publiqué allá por septiembre de 2010 (madre mía). Me parece que estas pegatinas en las paredes de nuestras aulas con los recursos comunicativos que deben tener a mano nuestros alumnos para el desarrollo de las actividades y tareas que les pedimos que lleven a cabo o con los recursos para la comunicación en el aula, pueden ser de gran ayuda y utilidad.

Control Z
Creo que hay que descriminalizar y despenzalizar el error en clase y reutilizarlo como oportunidad de aprendizaje. Y para ello, qué mejor que naturalizarlo dentro de dinámicas. Normalmente los profesores pensamos dinámicas y juegos para fomentar la interacción, para que escribir no sea algo aburrido, para que las explicaciones gramaticales no sean un tostón... pero muy pocas veces dinamizamos o ludificamos (disculpad todas estas palabrotas) el proceso de corrección o el tratamiento del error. Me parece que estas gomas pueden ser un punto de partida interesante y ameno: cada color indica algo que tenemos que borrar, con el grupo clase, comentar qué, por qué, cómo lo podríamos reformular, etc. De momento hay dos colores, que podríamos asignar al error gramatical y de vocabulario.

¡El comecocos de papel!
No sé cómo lo llamabais vosotros... es más, no estoy muy seguro de que yo lo llamara comecocos, pero es lo que he encontrado buceando en San Google, pero al encontrarlo en la tienda me pareció un gran descubrimiento. Cierto es que se pierde el encanto de hacer el trabajo manual (a mí nunca me salió bien, así que quizá por eso me he emocionado tanto...) pero me parece que tiene un potencial interesante. En el paquete vienen varios con el diseño por una parte y en blanco por detrás para que escribamos lo que queramos: como actividad de presentación (tu nombre, tu edad, tus gustos...), para practicar los pasados (cuenta una anécdota, cómo celebraste tu cumpleaños, cómo era tu habitación de pequeño...), para practicar los usos del imperativo (da una orden, da un consejo, pide algo...)

No hay comentarios: