27 julio 2012

La competencia metafórica y Joaquín Sabina (1)



Permitidme que comience esta serie de entradas con tres citas. La primera de ellas es del fabuloso libro Palabras que no se lleva el viento, sobre la literatura en el proceso de enseñanza-aprendizaje de ELE, de Rosana Acquaroni [reseña]:
La metáfora impregna nuestro lenguaje cotidiano y nuestro pensamiento al servirnos para estructurar gran parte de nuestros conceptos y de nuestras actividades. Todos los usuarios competentes de una lengua producen constantemente miles de nuevas metáforas y emplean también miles de expresiones metafóricas ya convencionalizadas. Si esto es así, parece claro que se trata de uno de los recursos expresivos más potentes con los que cuenta un idioma. (R. Acquaroni)
La segunda es de la imprescindible Metáforas de la vida cotidiana, de Johnson y Lakoff, del que tantas veces hemos hablado directamente o como fuente inspiradora de nuestros posts o reflexiones.
La afirmación más importante que hemos hecho hasta ahora es que la metáfora no es solamente una cuestión del lenguaje, es decir, de palabras meramente. Sostenemos que, por el contrario, os procedimientos del pensamiento humano son en gran medida metafóricos. Esto es lo que queremos decir cuando afirmamos que el sistema conceptual humano está estructurado y se define de una manera metafórica. Las metáforas como expresiones lingüísticas son posibles, precisamente, porque son metáforas en el sistema conceptual de una persona.  (M. Johnson y G. Lakoff)
La tercera es de un artículo de Danesi -"The role of methaphor in second language pedagogy"-, citado por Rosana Acquaroni y que, he de decir, era desconocido totalmente para mí:
Mientras las expresiones idiomáticas son incorporaciones útiles, para el almacenamiento del léxico del aprendiz, es en el campo de la creación de metáforas noveles donde el aprendiz se verá realmente involucrado en una estrategia discursiva que es esencial para el desarrollo de la competencia comunicativa. (M. Danesi)
Estas tres citas vienen a reforzar una propuesta didáctica sobre la que vengo trabajando en las últimas semanas a partir de algunas canciones de Joaquín Sabina. Si queremos desarrollar la competencia metafórica de nuestros alumnos hay dos aspectos que a mí me llaman la atención especialmente:

  1. Por una parte, hacer ver a los alumnos que estamos utilizando metáforas en el día a día para todo. Es decir, hacer ver que la metáfora no es algo exclusivo de los poetas sino una herramienta de uso cotidiano a la hora de comunicarnos, algo que impregna el lenguaje, algo que nos ayuda a comunicarnos. Algunos ejemplos en este mismo blog.
  2. Por otro lado, dar un paso más y pasar de la toma de conciencia del hecho, del reconocimiento, al uso creativo de la lengua meta y ser capaces de construir las propias metáforas (de la vida cotidiana). 
Aquí es donde entra en juego el cantautor andaluz. Pocos artistas son capaces de construir metáforas tan visuales y tan de la vida cotidiana, tan de nuestro día a día y, a la vez, tan impregnadas de contenido cultural como Sabina. Mi intención es dar un paso más al uso de canciones en el aula y acompañar al alumno a crear, además de comprender y analizar. Veremos si lo consigo... 
--
Créditos de la imagen | trixnbooze

17 julio 2012

Indefinido o pluscuamperfecto... literalmente

Hoy ha ocurrido en clase algo que bien podría ser un chiste malo (de esos chistes malos a los que yo son tan asiduo y que, por cierto, estos últimos días mi mejor amiga se está dedicando a recordarme que no tienen ninguna gracia). Prometo que ha ocurrido en clase esta misma mañana, poco antes de la una del mediodía.

Relato de los hechos. Con un grupo de nivel B1 hemos estado revisando los usos de los tiempos del pasado de indicativo y me he querido centrar en el pretérito pluscuamperfecto, el tiempo verbal nuevo para el grupo. Una vez hecha una presentación inductiva a partir de ejemplos en contexto, he pasado a sistematizar la forma y los usos, realizando una reflexión compartida. Tras ello, les he hecho entrega de un ejercicio en el que deberían elegir entre indefinido o pluscuamperfecto.

Y dicho y hecho. M'Hamed, alumno marroquí ha escrito, literalmente, "indefinido" e "pluscuamperfecto" donde ha considerado adecuado.  Nos hemos reído mucho, muchísimo... y le he pedido el ejercicio para fotografiarlo y así evitar las sospechas de que, al compartirlo con compañeros y colegas, se pudiera pensar que era un chiste malo. Podéis verlo vosotros mismos en la foto que acompaña el post.

Reflexión y acción. Me ha confesado que lo ha hecho por dos motivos: primero, porque tiene problemas con las formas; y segundo, porque se quería concentrar en los usos de ambos tiempos verbales. Me ha parecido (en casos de alumnos que controlen bien la morfología) interesante la estrategia de aprendizaje y estoy pensando en ponerla en práctica con otros grupos, preparando unos carteles o tarjetones de colores con los tiempos verbales, los verbos ser y estar o las preposiciones por y para, por poner algunos ejemplos, que habrá de levantar los alumnos según los casos. Otra opción sería acompañar esos carteles con unas pizarras whiteboard pequeñas en las que, tras levantar el cartel correspondiente, anotar la forma adecuada del verbo y, de eso modo, ayudar a trabajar la forma de los verbos, en caso de ser necesario.

¿Habéis tenido alguna experiencia parecida?

01 julio 2012

Cuestiones taurinas, religiosas y de toda índole

Hace unos días llevé a clase, con un grupo de nivel B2, una secuencia didáctiva basada en las expresiones idiomáticas de tema religioso. Para contextualizar el tema, lancé la pregunta de qué características de la cultura española la hacían diferente a otras culturas... la primera característica que salió en la lluvia de ideas fue "los toros" y, poco a poco, llegamos a la religión, tras pasar por la comida, las marcas de ropa, el clima, el turismo y el paro.

Aprovechando que salió el tema taurino, y antes de meterme propiamente en la secuencia didáctica que había preparado, me propuse abordar el siempre polémico tema de las corridas de toros exclusivamente desde la perspectiva idiomática, analizando algunas expresiones vinculadas con la fiesta nacional, tales como cambiar de tercio, atarse los machos o tener mano izquierda.


Tras trabajar sobre las expresiones idiomáticas -y algunos refranes- sobre estos temas, el taurino y el religioso, se me ocurrió proponerles algo para casa. Debían preparar una actividad para sus compañeros: cada uno tenía que elegir tres expresiones de su país, traducirlas a español y presentar tres posibles siginficados, uno verdadero y dos falsos. La verdad es que fue todo un éxito y aprendimos muchas cosas, a saber:
  • En checo, "le sobra un engranaje" equivale a nuestro "no tener dos dedos de frente". Cuando algo es caótico, es muy confuso o hay demasiado jaleo se dice que "es un pueblo español". En este punto aprovechamos para comentar este post que publiqué en mis notas.  Y una expresión que, personalmente, me gustó mucho: "la manzana no cae muy lejos del manzano" es la versión checa del castizo "de tal palo tal astilla".
  • "Nunca llueve si no llueve a cántaros" es la versión inglesa de la expresión española "los problemas nunca vienen solos". Y "hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo" tiene prácticamente un calco en "no tires tu ropa antes de que termine mayo".
  • En polaco, no afrontar un problema se expresa con "meter la cabez en la arena" como el avestruz, que diríamos nosotros. "Enrollar algo con algodón" es no decir algo directamente, dar rodeos y "no coger el toro por los cuernos". Nuestro "aquí hay gato encerrado" cambia el animal en polaco y dicen que "aquí hay un perro enterrado". 
  • A propósito de los animales, en checo se dice que "aquí ha muerto un perro" cuando una discoteca, una ciudad o cualquier lugar no tiene vida, no tiene ambiente. Y en japonés, siguiendo con los perros, se dice que "el perro chocará con la barra mientras anda" para indicar que si te esfuerzas mucho encontrarás la suerte. La explicación parece ser que es la siguiente: como la vida del perro se resume o se limita a andar por las calles, chocar con una barra -un poste, una farola...- es tener suerte, encontrarse con algo diferente en la vida... tras mucho esfuerzo (andar, andar, andar...) También en japonés, "hasta el mono se cae del árbol" corresponde al español "el mejor escribano echa un borrón".
En resumen, una interesante experiencia de la que aprendimos mucho y que, además, sirvió para analizar la mejor forma de traducir elementos como "hasta" con el significado de "incluso", el uso del futuro con valor imperativo y otras cuestiones que, de otro modo, no solemos trabajar en el aula.

--
Créditos de la imagen | titoalfredo