26 abril 2010

Aprovechando que el Pisuerga...

...pasa por Valladolid. Siempre me ha encantado este refán. Y por fin lo puedo usar como título de un post ;)

Por paradójico que pueda parecer, en los cursos de formación de profesore suelo hacer hincapié en que la improvisación es una parte esencial de la programación de clases. Hay que dejar siempre un hueco a la improvisación, es decir, hay que tener en cuenta de que a buen seguro tendremos que improvisar en algún momento en cada clase. Tener esto en cuenta hace que tengamos una actitud atenta, abierta y dispuesta:
  • Atenta a las necesidades de los alumnos.
  • Abierta para con la programación.
  • Dispuesta a dejarse afectar por lo que pasa en el mundo, en la clase, en la ciudad, a las personas

 En consecuencia, nos hace ser más creativos, motivadores, innovadores... y no hace falta mucho esfuerzo. Todo esto se me ocurre por la experiencia que os quiero contar y que me ha ocurrido hoy mismo. Esta mañana, en los escasos quince minutos que tardo en llegar a la escuela desde mi casa en coche, venía escuchando la radio y comentaban que tal día como hoy, hace 73 años, se produjo el bombardeo de Guernica durante la Guerra Civil española. He pensado -aún en el coche- que era algo interesante que comentar con los alumnos pero no he pasado de ahí, sin embargo...
  • A las 8:30, en un grupo de nivel B2, estábamos viendo la voz pasiva. El ejemplo que he utilizado ha sido: Guernica fue bombardeada por los aviones alemanes en 1937. A partir de ahí hemos trabajado la forma, la diferencia del foco de atención entre la voz activa y la pasiva y, naturalmente, he comentado la efeméride. 
  • A las 10:15, tras la merecida pausa y el necesario café de la pausa, con un grupo de nivel A2, practicábamos la función de contar acontecimientos pasados. Al hacer una actividad en la que debían relacionar algunos personajes históricos importantes con las actividades que lo hicieron famosos, me encuentro, por casualidad (creedme) con Pablo Picasso, en la columna de la izquierda, y Pintó la obra Guernica, en la columna de la derecha. Este casualidad me ha dado pie para comentar el aniversario del acontecimiento que sirvió de génesis y leit motiv a la obra de mi paisano.
  • A las 12:00, con un grupo B1, analizando las estructuras de opinión y valoración con infinitivo y subjuntivo, he planteado una pregunta. ¿Sabéis qué son números capicúas? Tras la explicación y los ejemplos, he comentado que el 37 (fecha en la que se produjo el bombardeo de Guernica y se pintó el cuadro para la Expo de París) y el 73 (años que hoy se cumplen de dicho acontecimiento bélico) son capicúas. A partir de ahí, un ejemplo para comenzar la reflexión. Es una coincidencia que hoy sea el aniversario del bombardeo de Guernica. ¿Por qué es subjuntivo? (Seguid vosotros la clase...)
Satisfecho por cómo se han encadenado las casualidades y cómo ha funcionado la improvisación, he comido con este post en mente.

--
Créditos de la imagen | diminuta

24 abril 2010

Valen la pena

Veo que Maribel González (Maribelele, Cuaderno Intercultural...) se acuerda de este humilde blog en su post Valen la pena. Me doy cuenta de que es un meme que le llega vía Toni Solano, de (Re)paso de lengua así que me decido a pasar un buen rato de la mañan del sábado dándole continuidad a la idea. Ahí van mis 10 blogs:
  1. El caparazón (Dolors Reig). Auténtico referente en las tendencias web y la educación. Admiro su capacidad de compartir, de hacer próximos e inteligibles muchos temas complejos y de acercarnos el futuro.
  2. Cuaderno Intercultural. El trabajo de Rosana Larrz, Maribel González y Guillermo Gómez me parece sencillamente espectacular, en lo referente a los contenidos, a la presentación, al afán de actualización, a la inversión de esfuerzo, a la capacidad de reflexión...
  3. MaribelELE (Maribel González). Este blog me ha ayudado a entender qué es un portafolio de un profesor de E/LE y, en gran medida, me ha servido a encauzar el camino de mi propia bitácora. Me encanta cómo comparte sus procesos.
  4. El blog de Miguel Ángel García Guerra. Tan concisa es su descripción como clara y acertada: educación y nuevas tecnologías. Actualidad, actividades, propuestas, ideas, experiencias de clase, herramientas, reflexión.
  5. LdeLengua (Francisco Herrera, Victoria Castrillejo y colaboradores). La originalidad y la sencillez del proyecto, unidos a la capacidad y la constancia, hacen de LdeLengua un referente en la formación permanente del docente de E/LE.
  6. Blog Nodos ELE (Emilio Quintana, Lola Torres y David Vidal). Me encanta que haya gente que vaya corriendo mientras otros vamos paseando. A mí me ayuda que abran caminos, los exploren y compartan sus experiencias... aunque muchas de ellas me queden demasiado lejos.
  7. Educa con TIC. El proyecto completo, con el blog, el catálogo TIC y los recursos, son una referencia interesante.
  8. Free Technology for Teachers. Cantidad y la variedad de propuestas digitales para la educación.
  9. (Re)paso de lengua (Toni Solano). Me engancha su pasión por las letras y su capacidad de enlazar a los profesores en proyectos, homenajes, memes...
  10. Me desmarco en la última recomendación del tema general y, dudando entre recomendar un blog de cine, uno de cocina o uno de deporte, me decanto por 13t (Ramón Trecet), periodista del Diario Marca, periodista de los vocacionales, aunténtico eje de actualidad deportiva y, especialmente, de mi deporte, el baloncesto.

21 abril 2010

La importancia de pintar las rayas

Ayer, como todos los días, al salir de la escuela cogí camino hacia la autovía. Suelo pasar por una calle de doble sentido que no tiene las líneas pintadas que delimita los carriles y por la que a duras penas consiguen pasar dos coches cuando se encuentran en determinados puntos, como las curvas... pues el caso es que ayer me encontré ese camino con las rayas pintadas, tanto las líneas continuas amarillas junto a las dos aceras como la línea continua blanca que separa los carriles. Mi impresión -como en esos casos de ilusiones ópticas- fue que encontré los carriles más anchos y me sentí más seguro en la conducción. Pero, ¿a qué viene todo esto?

Cuando proponemos una actividad o tarea en clase, nos puede ocurrir que descuidemos las instrucciones para el desarrollo de la actividad, es decir, que no pintemos las rayas o que las pintemos mal.

Las instrucciones deben ser claras y concretas porque de ellas depende el éxito del trabajo en clase y requieren, por parte del docente, de gran atención y esfuerzo y deben incluir, desde nuestro punto de vista, los siguientes elementos:
  • Objetivos de la actividad o tarea.
  • Forma de trabajo (individual, en parejas, en pequeños grupos...)
  • Resultado final que se espera (un texto, una presentación, un mural, unas conclusiones que se van a exponer...)
  • Modelos de lengua.
  • Distribución del tiempo.
  • Información suficiente que permita contextualizar la actividad y vincularla con la realidad y con la necesidad de invertir tiempo y esfuerzo en realizarla.
  • Si fuera posible, mostrar los resultados de esa misma actividad o tarea que han hecho ya otros alumnos.
La "ilusión óptica" en este caso será de un incalculable valor: predisponemos positivamente al alumno al trabajo, lo motivamos, le damos seguridad en lo que está haciendo (proceso) y hacia dónde se debe encaminar (resultado). 

En muchos casos las instrucciones son el hermano pequeño olvidado de la programación de clases. Cuidemos esta parte porque tiene la misma, si no más, importancia que la secuenciación, la atención a los contenidos, la integración de las actividades de la lengua o la previsión de dificultades... o, si no, fijaos en cómo se pone el inspector que llega a este instituto de Secundaria y se encuentra con una programación defectuosa :)



--
Créditos de la imagen | machbel

15 abril 2010

Tiempos verbales y cine

Seguramente algún profesor esté utilizando este recurso en sus clases pero a mí se me ha ocurrido esta misma mañana mientras preparaba una revisión de usos de los tiempos verbales de indicativo para un grupo que va a hacer un examen de cambio de nivel a finales de esta semana. La cuestión es bien sencilla: una vez superado el obstáculo de encontrar películas cuyo título se recuce a una, dos o, a lo sumo, tres palabras entre las que, por cierto, casi siempre se elide el verbo, podemos elegir los carteles de las películas y proyectarlos para, a partir de ahí, analizar el significado y el uso de dicho tiempo en esa frase y en conexión con el argumento de la película. Os pongo algunos ejemplos que he ido seleccionando:

La mano que mece la cuna (es la mano que domina el mundo)
Tiempo verbal | Presente de indicativo.
Uso | Presente habitual o descriptivo.


Átame
Tiempo verbal | Imperativo.
Uso | Orden, sugerencia, petición.
Enlaces | Más sobre imperativo en este blog.


¿Qué he hecho yo para merecer esto?
Tiempo verbal | Pretérito perfecto.
Uso | Acción terminada en un contexto termporal actual.
Enlaces | Más sobre tiempos pasados en este blog.


Sé lo que hicisteis el último verano
Tiempo verbal | Pretérito indefinido.
Uso | Acción terminada en un contexto termporal tambié terminado.
Enlaces | Más sobre tiempos pasados en este blog. 


Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar
Tiempo verbal | Pretérito indefinido.
Uso | Acción terminada en un contexto termporal tambié terminado.
Enlaces | Más sobre tiempos pasados en este blog. 


El hombre que susurraba a los caballos
Tiempo verbal | Pretérito imperfecto.
Uso | Acción habitual, repetida con frecuencia, en el pasado.
Enlaces | Más sobre tiempos pasados en este blog. 


Los hombres que no amaban a las mujeres (Millennium 1)
Tiempo verbal | Pretérito imperfecto.
Uso | Descripción en el pasado.
Enlaces | Más sobre tiempos pasados en este blog. 

 

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Millennium 2)
Tiempo verbal | Pretérito imperfecto.
Uso | Acción habitual, repetida con frecuencia, en el pasado.
Enlaces | Más sobre tiempos pasados en este blog. 

08 abril 2010

El valor de los alumnos

Una gran parte de las entradas de este blog no son más que ejercicios de reflexión que comparto por si le puede resultar de interés a algún colega. Normalmente, esta reflexión está centrada en varios aspectos, de entre los que destacan las estrategias y habilidades docentes: enseñanza de contenidos gramaticales, manejo de la clase, uso de la pizarra, aplicación de las nuevas tecnologías en el aula, etc., pero muy pocas veces me he centrado en el alumno por cuanto nos aporta a los docentes desde el punto de vista profesional y también personal... cierto es que he prestado atención a las estrategias de aprendizaje y que soy absolutamente consciente del papel que desempeñan dentro de mi pasión por la labor que desempeño en las aulas.

Con bastante frecuencia cuando nos juntamos los profesores solemos contar anécdotas que nos han pasado en clase o dificultades con las que nos hemos encontrado en clase: gramaticales, de choques culturales, acerca de los materiales, etc. pero qué pocas veces nos reunimos y hablamos de los buenos grupos que hemos tenido y de lo que han influido en nosotros. Y de esto va este post.

Durante dos semanas en marzo hemos tenido la inmensa suerte de disfrutar dando clase y compartiendo con un grupo de un liceo lingüístico del norte de Italia que ha conseguido que, desde el principio del curso, hiciera que me despertara a diario feliz de tener que meterme en clase. Tanto mi compañera como yo hemos tenido oportunidad de impartir dos horas diarias a cada uno de los grupos en los que se dividió el gran grupo. ¿Cómo describiría al grupo y qué he aprendido de él?


  • Actitud | La predisposición y la participación en todas las actividades propuestas ha sido una constante que ha facilitado enormemente el trabajo de clase. Se les podía exigir concentración, atención, dinamismo, reflexión... que la respuesta afirmativa estaba garantizada y la actitud acompañaba.
  • Solidaridad | La buena relación entre los miembros del grupo se ponía de manifiesto en la complicidad entre ellos en cualquier gesto o comentario lo que fomentaba un ejercicio permanente de solidaridad en el aula (y fuera de ella) favoreciendo el trabajo y el aprendizaje colaborativo.
  • Motivación | El interés, probablemente, es el germen del esfuerzo y su gran valedor. En líneas generales, eran conscientes de lo que hacían en clase, de los porqués y de los para qués, tanto a corto como a largo plazo.
  • Responsabilidad | Creo que ha sido la primera vez que no hemos tenido que estar detrás de que llevaran el diario de grupo. Ha sido pura espontaneidad, auténtica toma de conciencia del trabajo que hay que hacer y de asunción de las motivaciones y los objetivos de cada acción del programa.
Estos valores que resaltamos deben de tener un origen en la personalidad propia de cada uno y en la vida propia que toma cada grupo de personas, que se comporta como un único ser vivo. Pero también al esfuerzo de familias y docentes.

He aprendido a reconocer el valor del alumno como elemento motivador y activador del profesor. Un buen alumno hace que el profesor sea mejor, al ahorrarle gran parte del esfuerzo de motivar, de animar, de promover, de dinamizar... Me he dado cuenta de cómo se produce una retroalimentación que hace que la cohesión del grupo mejore hora a hora. He agradecido la afectividad y el ver a los profesores incluidos en el sentimiento de grupo y he descubierto los efectos beneficiosos que tiene todo esto en el proceso de aprendizaje de los alumnos, en la aceptación de un rol activo en el propio proceso y en el crecimiento como persona de todos los actores participantes.

Sirva esta reflexión, a la vez, como agradecimiento a Serena, Nilo, Federica, Francesca, Monica, Giulia, Andrea, Virginia, Miriam, Elisa, Andrea, Manuela, Antonella, Roberta y Sonia por ayudarme en mi crecimiento personal y profesional y hacerme disfrutar tanto durante estas dos semanas.

--
Enlace | Grupo en Facebook con el Diario de grupo, fotos y vídeos