31 mayo 2009

El activismo digital de un sector de los profesores de E/LE

Cabos sueltos. Primera parte (3 de 4)

Realmente, estamos ante un debate hasta cierto punto estéril y, dentro de algunos años, hasta puede que nos haga gracia nuestra propia ingenuidad. Plantearse si llevar o no los avances tecnológicos al aula es una cuestión temporal, un estadio evolutivo en la propia labor de enseñar ya que, no tiene sentido obviar el presente. Los avances tecnológicos se aplican y se aplicarán a todas y cada una de las facetas de nuestra vida y nuestra sociedad. ¿Qué sentido tiene negarse a usarlas para la formación de los alumnos y del propio profesor? ¿Acaso no estamos preparando a nuestros estudiantes para la vida? Con todo, y a pesar de la resistencia de los profesores más tradicionales, la tendencia hacia la inclusión de las nuevas tecnologías en las aulas y enlos planes curriculares es inequívoca y un profesor no puede permitirse el lujo de terminar estancado en la brecha que ha supuesto la revolución digital.

Sin duda, uno de los aspectos más atractivos de ser profesor es que uno siempre se siente en cierto modo joven, dispuesto a aprender cosas nuevas, y se está abierto a todas las nuevas propuestas que aparecen cada cierto tiempo.



Ahora bien, ¿consideran los profesores de ELE necesario llevar el uso de las nuevas tecnologías a las aulas? ¿Se ven suficientemente preparados? ¿Cabe preguntarse si realmente no suponen una pérdida de tiempo y esfuerzo? Ya hemos apuntado anteriormente que, hasta hace unos años (e incluso ahora), la mayoría de los licenciados en filología tienen cierto o total desprecio hacia la informática, y en muchísimas ocasiones proclaman a los cuatro vientos su ignorancia en el uso de herramientas básicas incluyendo el propio sistema operativo. Gran error… en la gran biblioteca que es internet no saber encontrar un documento es como ser incapaz de encontar un libro en una biblioteca y nadie en su sano juicio diría que no entiende el sistema de ordenación y búsqueda de las bibliotecas. Afortunadamente, la situación ha comenzado a cambiar en los últimos años debido a nadie puede obviar el progreso que es la aparición de internet, una revolución comparable a la invención de la imprenta y, es más, tenemos la suerte de estar viviendo este momento histórico en primera persona, tenemos la oportunidad de entusiasmarnos con la construcción de la gran red que gobernará hasta las más sencillas acciones de las personas en un futuro cercano.

Internet ha sido sacudida en los últimos años por la revolución que ha supuesto la web 2.0, que nos ha bombardeado con una gran cantidad de utilidades que exigen de los usuarios compromiso, participación, construcción, intercambio, creación, colaboración, conexión, horizontalidad, conectividad… Si bien muchas personas se pueden sentir abrumadas por la cantidad de dichas herramientas y por la velocidad a la que siguen apareciendo otras nuevas, no podemos dejar de hacer notar que las posibilidades que se nos abren son excepcionales. Por una parte, nos permiten básicamente crear colaborativamente y compartir textos, imágenes, audios y vídeos. Por otra parte, nos invita a participar en redes sociales, en las que los usuarios encuentran una forma más de relacionarse. En este punto queremos ser muy claros: es cierto que hay quien hace mal uso de estas redes y también es verdad que muchos se esconden en identidades falsas y son quienes dicen ser, pero si analizamos este hecho probablemente nos encontraremos con usuarios que se están en una edad muy concreta y que representan a un sector poco significativo cuantitativamente. Nosotros nos proponemos el uso pedagógico de estas herramientas puestas al servicio del proceso de enseñanza-aprendizaje en tanto que aporten algo beneficioso para la adquisición.


Muchos profesores entienden ya que la forma de aprender en la actualidad no se basa únicamente en la recepción de información sino que requiere ser participativa y por ello, han abierto blogs profesionales en los que reseñan sus logros y plantean soluciones a los problemas con los que se encuentran esperando que la comunidad docente participe en su reflexiones a través de los comentarios en las entradas del blog. Esta forma de aprender es muy útil porque, en primer lugar, rebaja la carga de trabajo ya que el autor del blog inicia los temas y los lectores pueden avanzar en el análisis a través de esos comentarios que, en muchos casos, desvelan interesantes puntos de vista o informan de aspectos o materiales desconocidos por el autor. Ejemplos como el que describimos hay muchos y no sólo en blogs profesionales. Algunos de los blogs profesionales más populares:
Con otras herramientas ha ido ocurriendo lo mismo: los profesores han ido creando redes de intercambio de materiales (como el caso las presentaciones en Slideshare), reflexionando en común y compartiendo ideas (vía Twitter) o escribiendo colaborativamente (con Google Docs), entre otras cosas.

--
Créditos de foto | Editor B
Espejo | Esta entrada en el blog de Miguel Ángel
Guía: Profesores de E/LE en el mundo digital | 1 :: 2 :: 3 :: 4

28 mayo 2009

¿Profesores de E/LE tecnofóbicos?

Cabos sueltos. Primera parte (2 de 4)

2. ¿Las herramientas nos dan miedo?

Se suele decir que los profesores (en nuestro caso los de idomas y, más particularmente, los de E/LE) sufren de un tipo de fobia a la tecnología o a los ordenadores y, por lo tanto, se suele hacer una división entre los profesores “tradicionales” y los profesores “tecnológicos”. Sin embargo, pocos docentes habrá ya que no hayan utilizado una presentación de diapositivas en clase, que no hayan llevado al aula alguna actividad procedente de cualquiera de las fuentes de materiales que hay en Internet o que no se hayan aprovechado del enorme banco de imágenes, sonidos y vídeos que hay en la red. ¿A todos estos profesores les podríamos colocarles ya el título de “tecnológicos”? ¿O tal vez se piensa en otra cosa cuando hablamos de profesores que usan las nuevas tecnologías en clase? Profesores de idiomas, licenciados en Filología Hispánica que, además, son programadores informáticos, expertos en diseño gráfico, desarrolladores de programas que son capaces de escribir utilizando ceros y unos, que han hecho una opción deliberada por que todo se haga en Internet o con un cañón proyector, que creen que un robot nos sustituirá en el futuro más o menos próximo. Pensar eso es caer en un error de base. Nuestra propuesta pone sus cimientos en dos pilares:


1) Como ya hemos comentado más arriba, las herramientas que las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance vienen a complementar y a ampliar las ya existentes y no en todos los casos van a mejorarlas. No son un sustituto de todo lo que ya existe y, ni mucho menos, del propio docente.

2) La sociedad en la que estamos en este momento histórico vive en Internet (lo que no está en la red no existe, es una ley no escrita para empresas e instituciones). Este punto nos debe hacer caer en la cuenta de que la mayoría de nuestros alumnos son nativos digitales y la mayoría de los docentes aspiramos a ser (es más, debemos aspirar a ser) usuarios digitales competentes porque no podemos dar la espalda a esta realidad, como tampoco lo deben hacer los padres en su misión de educadores. No consideramos que sea una opción sino un imperativo.

--
Créditos de foto | Ciccio Piezzettaro
Espejo | Esta entrada en el blog de Miguel Ángel
Guía: Profesores de E/LE en el mundo digital | 1 :: 2 :: 3 :: 4

Profesores de E/LE en el mundo digital

Cabos sueltos. Primera parte (1 de 4)

Comienzo a publicar una extensa serie de entradas, escritas en estrecha colaboración con Miguel Ángel García Guerra, durante el último mes. Todas estas entradas irán apareciendo en nuestros respectivos blogs a lo largo de las próximas semanas y nos gustaría que el conjunto de los profesores de E/LE participase de la conversación con sus comentarios.

Tras el análisis que presentamos en el artículo Atando cabos. Docentes de E/LE en transición acerca de la inteligencia colectiva y la cultura de la transición y su aplicabilidad al ámbito de la enseñanza del español como lengua extranjera (E/LE), consideramos que aún quedan algunos cabos sueltos, que mayoritariamente parten de los prejuicios que, tradicionalmente, tienen muchos de los profesores contra las nuevas tecnologías. Por ello, en este artículo nos proponemos:
  • Reflexionar sobre esas críticas que se le hacen a las herramientas que la web 2.0 nos ofrece y, en general, al uso de las nuevas tecnologías en las aulas.
  • Justificar la integración de las mismas en el proceso de enseñanza-aprendizaje de E/LE
  • Presentar criterios para utilizar herramientas de la web 2.0 en el aula de E/LE.
  • Aportar algunas ideas prácticas sobre el uso de las mismas integradas en secuencias didácticas.
  • Extraer conclusiones aplicables al análisis de las herramientas y de la pertinencia o no de su uso en nuestra labor docente.
  • Plantear retos pendientes.


1. Hay nuevas herramientas

En el panorama educativo actual, es evidente que los profesores deben incorporar el uso de nuevas tecnologías tanto en la preparación de las clases como en los programas de formación y aprendizaje, así como planificar actividades que faciliten al estudiante la consecución de los objetivos del curso de una forma más sencilla, que es para lo que, en realidad, deberían servir las nuevas tecnologías, para hacer más simples las tareas más complicadas y tediosas por una parte, y para mejorar o complementar el trabajo que ya venimos haciendo con éxito sin estas herramientas, por otra. Sin embargo, entre otras cosas, no es nada sencillo llevar las TICs al aula y nos enfrentamos a una problemática que requiere de una necesaria reflexión previa, de un análisis de si el uso de estas nuevas herramientas va a reducir el esfuerzo que deben realizar los alumnos o no. Por ejemplo, es frecuente que las actividades que hacen uso de programas informáticos se prolonguen durante varias sesiones dilatando más de lo previsto el desarrollo de las programaciones descritas en los planes curriculares.

Estas herramientas innovadoras deberían ser eso mismo, ser herramientas y no considerar su uso como un fin. Con frecuencia, muchos profesores llevan al aula actividades simplemente porque son bonitas o parecen interesantes sin pararse a pensar si tienen relación o no con los objetivos y contenidos y cuántas sesiones les va a suponer, de este modo, es común que los profesores, al haber elegido una actividad por la simple razón de su 'envoltorio' no la llevan hasta el final. Como cualquier otro recurso que utilicemos, el uso de estas nuevas herramientas debe tener un sentido dentro de la programación de la clase: será necesario hacer una labor previa, una secuenciación y una temporización, unas razones para su uso (en función de los objetivos, los contenidos, las competencias y las actividades) y una evaluación entendiendo que el habitual lamento de la pérdida de tiempo y esfuerzo de la que hablábamos no es algo exclusivo del uso de las nuevas tecnologías y sí una tarea necesaria de todo profesor responsable ya que, por ejemplo, en ocasiones, se comienzan blogs de aula que no se continúan (habiendo exigido, en la mayoría de los casos, un gran esfuerzo a nuestros alumnos) puesto que, simplemente se programa su creación y la publicación de los primeros artículos pero no se motiva su desarrollo ni la publicación de comentarios posiblemente, por falta de tiempo y por ausencia de análisis previo a la actividad. A pesar de existir una voluntad de incluir las TICs en las aulas pero el modo no es nada sencillo. En este artículo propondremos algunas soluciones que esperamos que sean de utilidad para la comunidad docente.

--
Créditos de foto | Andrew*
Espejo | Esta entrada en el blog de Miguel Ángel

26 mayo 2009

¿Vendrá Cristiano Ronaldo al Madrid? Una reflexión cognitiva

No lo sé y mentiría si dijera que no me importa nada, aunque no me importa tanto como para publicar un post sobre el tema. He hablado de este asunto más de una vez con dos buenos amigos, profesores y amantes del fútbol –mucho más que yo, que tiendo más al baloncesto–, y me ha hecho darme cuenta de algo.

Los tres en casa tomando una caña, hablando de lo divino y de lo humano, es decir, pasando sin ruborizarnos de las pizzas que vamos a pedir al último libro de Carlos Fuentes o de Cristiano Ronaldo a los cuadros de Matisse… y en esas idas y venidas, me doy cuenta de que cuando hablamos de la posibilidad de que el Real Madrid fiche al futbolista portugués, hay uno que cree que al final “no vendrá” al Madrid mientras otro asegura “que sí, que sí irá”. El que dice que no cree que no va a venir al Madrid es merengue, el que piensa que sí va a ir es culé.

Desde un punto de vista cognitivo (las metáforas orientacionales que explicaban Johnson y Lakoff) se argumenta que la percepción del propio cuerpo determina la forma de relacionarnos con el mundo, de experimentarlo y, en consecuencia, de referirnos a él por medio del lenguaje. Este ejemplo viene a confirmar esta hipótesis por ampliación, es decir, mi cuerpo –y no sólo el físico sino todo lo que me identifica, en este caso mi equipo como parte de mi yo–, define mi elección del verbo ir o venir al referirme a la misma acción desde el mismo lugar físico. Si bien es cierto que la elección de ir o venir se explica en función de la relación del hablante con el destino del movimiento y, por consiguiente, podríamos defender que hay quien dice, desde Málaga, que va a ir al Real Madrid porque no está en Málaga y que va a venir al Real Madrid porque está en España (en oposición a Inglaterra, donde juega ahora), la realidad es que, en el caso concreto que he expuesto más arriba, lo que determina que un hablante escoja ir y el otro venir es, simplemente, el posicionamiento afectivo (¿idológico?) de uno y otro como seguidor del Madrid (venir al Real Madrid) o del Barça (ir al Real Madrid) aunque ambos discutieran y se tomaran las cañas en Málaga.

No debemos pasar por alto esta reflexión con nuestros alumnos, como una extensión del significado y uso de estos verbos que tantas dificultades les producen a muchos de ellos. Se podría –se debería– vincular con el caso de llevar-traer, que van de la mano, en este mismo sentido: dicen que Florentino Pérez ¿va/viene? al Madrid otra vez y ¿lleva/trae? a Cristiano Ronaldo y Kaká. Esta experiencia del propio cuerpo determina la visión del mundo para nosotros y para nuestros alumnos y debe ser una llave que usemos docentes y discentes para la asimilación de estos contenidos.

24 mayo 2009

Herramientas 2.0. Taller en el Encuentro de profesores de IH Madrid

Esta es la tira de viñetas que preparé con Bitstrips para introducir el taller Herramientas 2.0 en el aula de E/LE que impartí el sábado 23 de mayo dentro del X Encuentro de profesorado de E/LE de International House en Madrid:


Y que venía a completar, en la fase de contextualización, esta nube de términos clave, realizada con Wordle. Ambos trabajitos los hice con la misma intención: utilizar herramientas 2.0 para introducir el uso de las herramientas 2.0.


He publicado también la presentación de diapositivas en Slideboom y la lista de herramientas que recomendé en el taller está en Del.icio.us.

Una vez que he cumplido con lo que prometí a los profesores que participaron en el taller, me gustaría compartir mis impresiones sobre el desarrollo del mismo:
  1. Me sorprendió la cantidad de profes que eligieron el taller de herramientas 2.0, especialmente en la segunda sesión. Esto significa que hay interés y curiosidad y un deseo de superar la tradicional idea de la tecnofobia del profesor de idiomas.
  2. El concepto de web 2.0 no anda muy claro, en general, aunque van sonando cosas del tipo "redes", "colaborar" y "participar" y YouTube y Facebook son probablemente los ejemplos paradigmáticos.
  3. Tras la introducción sobre la web 2.0 y la presentación de las herramientas, quise poner criterio al tema con tres citas: (i) la primera de un artículo que estoy escribiendo en colaboración con Miguel Ángel García sobre cómo dentro de pocos años echaremos la vista atrás y nos parecerá mentira esto de preguntarnos si usar la web 2.0 en clase o no; (ii) la segunda de la entrada de Lola Torres sobre las actividades Ikea en el blog de Nodos ELE sobre el enfoque y lo instrumental; (iii) la última del blog de Francisco Herrera sobre por y para qué usar la tecnología en clase.
  4. Intenté destruir un par de mitos, a saber: (i) la web 2.0 no es sinónimo de facilidad (como apuntaba Pedro Villarrubia en su blog). Si bien muchas herramientas son sencillas de usar, no todas lo son y algunas requieren mucho esfuerzo; (ii) el uso de las herramientas 2.0 no es algo de profesores tecnológicos, de profesores frikis o de expertos en informática. Para ilustrar eso compartí mi curriculum tecnologico: no elegí informática en 2º BUP, empecé a usar WordPerfect (!) como fabuloso sustituto de la máquina de escribir, me conectaba a Internet pidiendo permiso a mis padres para estar 30 minutos estresado bajando e imprimiendo cosas mientras no se podía hablar por teléfono en casa, descubrí que en Internet estaba todo, el correo electrónico me pareció en invento del siglo y, una última fase, descubrí que se pueden hacer muchas cosas en la red. Creo que cruzar la frontera de ver vídeos en YouTube a subir un vídeo y compartirlo es un pequeño gran paso que debemos dar; (iii) probar, equivocarse, volver a empezar, desesperarse, dejarlo para otro día, probar, equivocarse, probar, acertar, mejorar... es un proceso normal.
  5. Los profesores creativos, cuando se dan cuenta de que se puede entender el funcionamiento de determinadas herramientas, ven un enorme campo abierto a la experimeintación y a la mejora de sus habilidades y hábitos docentes. En este punto (y en relación con lo comentado en 3.ii puede ocurrir que muchos profesores empiecen por lo instrumental -que es lo más llamativo, lo más sugerente, lo más innovador- y vayan poco a poco reflexionando sobre lo procedimental y hacia la coherencia en el enfoque...)
Estas son mis percepciones e intuiciones sobre lo compartido durante poco más de una hora en las dos sesiones del taller y mucho "pasilleo" con los colegas...

22 mayo 2009

Búsqueda de imágenes de Google

No podría decir si es una novedad que ha introducido Google hoy, sólo que hoy ha sido cuando me he dado cuenta y lo he empezado a utilizar. Vayamos por partes: cuando necesitamos una imagen, accedemos a la herramienta de búsqueda de imágenes de Google e introducimos el objeto que vamos a buscar, accediendo a una segunda pantalla con los resultados. La novedad está aquí. En esta pantalla se ha incluido una barra de menú con tres opciones:

  1. Un menú desplegable donde seleccionar el tamaño de la imagen (pequeña, grande, mediana y extragrande), lo que nos ahorrará encontrarnos imágenes que nos interesan pero que al abrir en tamaño real vemos que son demasiado pequeñas.
  2. Un segundo menú desplegable donde elegir el contenido (contenido de noticias, caras, imágenes prediseñadas, bocetos y contenido fotográfico) que nos ayudará a definir el resultado de nuestra búsqueda.
  3. Una pequeña paleta de colores (con las doce opciones básicas: rojo, naranja, amarillo, verde, verde azulado, azul, púrpura, rosa, blanco, gris, negro y marrón) que nos permite seleccionar el color predominante en la imagen que buscamos. Esta es la opción que me ha resultado más práctica, puesto que a la hora de hacer algún trabajo de diseño que queramos ilustrar con alguna imagen, icono, ilustración, etc. nos permite manejarnos con un abanico de imágenes dentro del color que nos interese.
Sería bueno otros portales -estoy pensando concretamente en Flickr y en su banco de imágenes con licencia Creative Commons- incluyeran esta aplicación... para hacernos la vida más sencilla.

19 mayo 2009

Echando humo

Tengo el Google Reader echando humo y no doy abasto porque hay varios frentes que me interesan y que se tocan... por eso me gustaría referirme a ellos en esta entrada.

Ayer, el diario El País publicaba un reportaje titulado Los ordenadores no enseñan solos sobre eso que se viene llamando digitalizar las aulas... Recuerdo que David Vidal nos puso en alerta para que, además de leer el artículo, le echáramos un ojito a los comentarios, que no tienen desperdicio muchos de ellos... (en el momento que escribo este post hay 82 comentarios).

Pero ya Jordi Adell venía reflexionando sobre el asunto desde principios de mayo con sus posts que vinculo aquí porque merecen mucho la pena:
Hasta aquí estas lecturas recomendadas que invitan a la reflexión digital (con posts en blogs o con tweets...) o analógica (con cafelito o caña...)

Y, alrededor de todo esto, durante el día de ayer Pedro Villarrubia, fue publicando en su blog -Discentia- la serie Los tres timos (o mitos) de las TIC. Los presenta así:
Hoy quiero hablar de timos sobre las TIC. También podríamos llamarlos mitos, depende si sentimos engaño o admiración. Ocupan el centro de toda reunión sobre tecnologías de la información y de la comunicación. Se habla de ellos, nos pasamos horas leyendo, escuchando o escribiendo sobre sus maravillas y sus problemas.

Estos timos son tres: herramientas, formación y redes.
Este bloguero expone estos timos-mitos del siguiente modo: (1) las herramientas se miden por su simplicidad y no por los resultados o por lo que aportan al proceso educativo; añade que (2) la formación se identifica con horas y con simplicidad. Sobre estos dos puntos, no me resisto a copiar un párrafo de su entrada:
Las TIC, creánlo, son complejas, diversas, flexibles, basadas en el producto, no en el envoltorio, para distintos usos, para distintas personas, para distintas profesiones y lenguas. Necesitan tiempo y práctica, necesitan prueba y error, comunicación y diálogos, no silencios y monólogos. Y se pueden evaluar.
El último timo es el de la red: (3) la red es lenta, lentísima, infinitamente lenta, desesperantemente lenta y, lo que es más irritante, los técnicos le echarán la culpa a los otros mitos-timos para desviar la atención y convencernos de una realidad que no es tal: que la red es rápida.
Es intersante ver cómo tanto Jordi Adell como Pedro Villarrubia nos sugieren el mismo video-documental sobre el Proyecto Ceibal, de Uruguay, como modelo de referencia (Proyecto Ceibal en Wikipedia | Blog de la Red de Apoyo al Plan Ceibal).

Mi análisis parte de mi experiencia personal pasada y presente: yo soy de los que escogió dibujo técnico en lugar de informática en 2º BUP (ya soy un poco viejuno), de los que empezó a utilizar el ordenador como maravilloso sustituto de la máquina de escribir, de los que pedía permiso a sus padres para conectarse a Internet media hora y tenía que dejarlo para hablar por teléfono y de los que nos hemos ido convenciendo de que la realidad histórica que vivimos exige que en los procesos de enseñanza-aprendizaje se incluyan eso que todavía se siguen llamando nuevas tecnologías por la simple razón de que están ahí y son parte de nuestras vidas.

Y todo esto requiere formación, sí, claro, evidentemente, pero no sólo esos cursos o talleres de "iniciación a" (como apunta Pedro Villarrubia) y, sobre todo, requiere tiempo, probar, equivocarse, volver a empezar, experimentar... teniendo claro que la herramienta es un recurso y no un enfoque metodológico, que el uso de las TICs no es una llamada a la desaparición del profesor y sus sustitución por un ordenador o un robot.

La reflexión y la formación debe apuntar en varias direcciones [al hablar de estos recursos nos referimos a los recursos digitales, a las nuevas tecnologías, a la web 2.0 o como quiera llamarse; cuando hablamos de otros recursos vamos a los analógicos, los tradicionales o como quieran denominarse]:
  1. Para qué usar estos recursos.
  2. Para qué no usar estos recursos: igual o más importante que (1).
  3. Cómo usar y no abusar de estos recursos.
  4. Cómo funcionan estos recursos: esto también es necesario.
  5. Qué exigen estos recursos a los docentes que no exigen otros.
  6. Qué exigen estos recursos que también exigen otros.

17 mayo 2009

Mario Benedetti: el olvido está lleno de memoria

Esta mañana nos hemos despertado con una noticia que, por desgracia, no nos ha pillado totalmente por sorpresa: la muerte del poeta uruguayo Mario Benedetti. A finales de abril fue hospitalizado y recibió el alta unas semanas después, pero a sus 88 años nos ha dejado uno de los poetas que hizo que la literatura latinoamericana del siglo XX se encaramara a la primera posición de la literatura universal.

No me propongo hacer una biografía ni analizar su obra, para eso están otros más capacitados que yo. Tampoco voy a narrar lo acontecido en las últimas fechas, para eso está la prensa: ABC (España) | La Vanguardia (España) | El Periódico (España) | El País (España) | Agencia Prensa Latina | Clarín (Argentina) | El Espectador (Uruguay) | Granma (Cuba) | La Jornada (México)

Si bien, desde un punto de vista academicista, no podemos incluir a Benedetti en el olimpo literario latinoamericano (ese vedado a los Borges, Cortázar, Fuentes, García Márquez, Asturias, Carpentier, Octavio Paz, Neruda y pocos más), el autor uruguayo consiguió acercar la poesía al pueblo, con versos de amor y de compromiso sociopolítico. Alguna vez leí que lo que había ayudado Neruda a los enamorados de los años 60 y 70, lo había hecho Benedetti en los 80 y los 90.

En mi biografía literaria, hay una fase muy definida por Benedetti, hasta tal punto que en mi trabajo de investigación del programa de doctorado en literaturas hispánicas realicé un recorrido histórico sobre el tema de la memoria que comenzó en los clásicos latinos y me llevó a Mario Benedetti, pasando por Cervantes, Gracián, Borges y Cortázar, entre otros. La experiencia fue extraordinaria y gracias a ella (y a la tutorización de la profesora Fernández Ariza) aprendí a leer en profundidad.

Pero de Benedetti me siguió convenciendo su ternura y su compromiso, su nerudiana pasión por su América, su sensibilidad para con lo cotidiano, su experiencia de las dictaduras latinoamericanas de la segunda mitad del siglo. Hace unos años nos dejó, antes de tiempo, Roberto Bolaños, y hoy ha sido Mario Benedetti. Sólo nos queda aferrarnos a sus versos y sus novelas, a sus relatos y sus piezas de teatro, a sus ensayos y entrevistas, el tiempo pasa y corremos el peligro de olvidar muchas cosas, aunque "el olvido está lleno de memoria".

11 mayo 2009

Timeline

Dipity es una herramienta que nos permite crear una línea del tiempo en la que presentar una sucesión de eventos. Conocí esta herramienta gracias a la discusión sobre web 2.o que se abrió hace unas semanas en la comunidad de Internet en el aula. Una profesora comentó la experiencia de un IES de Almendralejo, donde habían llevado a cabo un proyecto sobre extremeños ilustres, desarrollado con Dipity, Google Docs y Picasa. Me sorprendió la primera de ellas, ya que puede ser bastante útil en el aula. Para emitir un juicio de valor y presentar sus posibilidades la he utilizado para elaborar la historia de mi equipo de baloncesto, el Unicaja de Málaga. Este es el resultado:



La experimentación con Dipity me ha permitido estar en disposición de realizar un análisis acerca de sus posibilidades en la clase de E/LE, en el que hay luces y sombras. Veamos los aspectos positivos:
  • El diseño de la versión gratis está bien. Bastente mejor, como es lógico, el de la versión de pago, pero no nos podemos quejar si no queremos pagar.
  • La herramienta organiza la vista en función del número de eventos que se incluyan y del porcentaje de la vista que queramos, por periódos de tiempo.
  • Permite incluir imágenes, vídeos, links y descripciones a cada evento.
  • Inlcuye la opción de dejar comentarios a cada evento.
  • Facilita la visión como flipping book y como lista de eventos, además del timeline que, según que casos, puede ser interesante.
  • Es una herramienta muy útil para presentaciones de Historia (y todo lo que se pueda asociar a ella: Arte, Literatura, Cine, biografías, etc.)
  • Se puede utilizar para ver gráficamente las relaciones entre las acciones representando el tiempo en el espacio.
  • Su uso es bastante intuitivo e incluye la opción de compartir en las principales redes y servicios de blog.
Algunos puntos negativos que hay que contemplar:
  • Requiere bastante tiempo su elaboración, por lo que su utilización dentro de proceso de enseñanza-aprendizaje debe prestar atención a este aspecto: planteando tareas breves, partiendo el tiempo para que sean trabajados por parejas o pequeños grupos, realizando la labor de búsqueda de información, enlaces, imágenes y vídeos previamente, etc. O bien para que el profesor prepare material para la clase.
  • Para nuestro ámbito docente, un problema es que está todo en inglés.

Exámenes del DELE Nivel A1

Como ya sabréis, a partir de esta convocatoria de mayo de 2009, el Instituto Cervantes ha incluido un nivel más -nivel A1- en sus exámenes para la obtención del Diploma de Español como Lengua Extranjera. El pasado sábado, tuvimos la ocasión de asistir al curso de formación y acreditación de examinadores del DELE Nivel A1, que impartió Inés Soria en la sede de Alcalá de Henares.

El examen para la obtención del DELE Nivel A1 consta de cuatro pruebas: comprensión de lectura, comprensión auditiva, expresión e interacción escrita y expresión e interacción oral. Podéis descargar un modelo de examen desde esta noticia sobre el DELE A1 de la página del Instituto Cervantes o directamente desde aquí.

La jornada formativa se centró en los siguientes aspectos: cuestiones generales, administración de las pruebas escritas, administración de la prueba oral y evaluación de la prueba oral, desde un punto de vista teórico (escalas de descriptores) y práctico (evaluando intervenciones de candidatos y examinadores que fueron proyectadas y buscando la unificación de criterios).

Me gustaría comentar algunas cuestiones referente a estas pruebas que pueden ser del interés de los profesores que ejerzan labores de preparadores en sus centros, a fin de aportar un poco de luz a este nuevo nivel:
  • Pruebas escritas (1): la prueba de comprensión de lectura y la de comprensión auditiva se incluyen en el mismo cuadernillo y para contestar hay una única hoja de respuestas que ha de completarse a lápiz. Para la primera prueba hay 45 minutos y para la segunda 20 minutos.
  • Pruebas escritas (2): la prueba de expresión e interacción escritas dura 25 minutos y se presentan en un cuadernillo y se realiza en una hoja de respuestas que ha de completarse a bolígrafo.
  • Pruebas escritas (3): estas tres pruebas se realizan seguidamente, sin pausa, en una hora y media.
  • No hay prueba específica de gramática y vocabulario, como en el resto de niveles hasta ahora.
  • En algunas tareas, la respuesta es semi-abierta.
  • Prueba oral (1): la prueba dura 15 minutos con 15 minutos de preparación previa de las tareas 1 y 2. Las tareas 3 y 4 no se preparan.
  • Prueba oral (2): las tareas 1 y 2 son tareas de expresión mientras que las tareas 3 y 4 son de interacción.
  • Prueba oral (3): encuanto a la evaluación hay una valoración holística y una analítica.
Para tener una idea más clara de todo lo que he comentado, vuelvo a remitiros al modelo de examen que incluye una introducción en la que se especifica casi todo lo que he ido exponiendo y resaltando.

07 mayo 2009

Todo menos E/LE

Mi enganche a Twitter oficialmente se ha consumado, y estoy más feliz que una lombriz, como decía el añorado Cebrián: Twitter como punto de encuentro de profesores que reflexionan y comparten sobre aprendizaje y adquisición de E/LE, como enorme y valiosísima fuente de inspiración, análisis, crítica y como espacio de intercambio sobre web 2.0, nuevas tecnologías, actualidad docente, procesos, recursos y herramientas... entre otras muchas cosas: herramienta de filtro de noticias y de bibliografía, de recomendaciones, de avisos, etc.

Twitter ha despertado mi interés por la funcionalidad del microblogging. Ya hice un experimento, excesivamente ambicioso (ahora que lo veo con la experiencia que dan los años... bueno, ha pasado un año escaso pero, en estos temas, equivale a un par de décadas) en blancoynegro y negroyblanco (la idea me sigue gustando, la alimentación depende de tantos factores que me ha hecho desfallecer... aunque espero que renazca) con Tumblr, un servicio de microblogging o nanoblogging que me gusta mucho.



He usado Tumblr para dejar anotaciones de lo que me gusta y lo que no me gusta, lo que me sorprende o me conmueve, lo que me interesa y lo que me mueve... de todo menos de E/LE, que para eso está este blog. En la microbitácora Todo menos E/LE meteré en cajas mis libros, mis discos, mis ideas, mis enfados, mis sospechas, mis partidos, mis viajes, mis dudas y, tal vez, alguno de mis miedos.

03 mayo 2009

Tú o usted

Después de varios meses puedo presentar de un modo más o menos decente los resultados y la reflexión de aquella encuesta que pasé a amigos, familiares y colegas allá por el mes de noviembre de 2008 sobre el uso de tú o usted en el español peninsular. Fueron casi 90 las personas que respondieron a dicho sondeo, muchas de las cuales son profes de E/LE que, gracias a la lista de FORMESPA, quisieron participar en el estudio y a los que les debo la respuesta con los resultados y las reflexión. Hay algunas cosas que me gustaría comentar antes de dejaros con el material:

a) El retraso en hacer públicos los resultados se debe a varios factores: el tiempo de espera de recepción de las respuestas (la primera la recibí el 30 de octubre de 2008 y la última es del 8 de febrero de 2009); el proceso de análisis de los datos (trabajo lento, lento y pesado, pesado); la elaboración de la presentación de diapositivas y su uso en el aula de E/LE en varias ocasiones para experimentar su validez antes de extraer conclusiones. Así visto, no parece tanto tiempo de espera, ¿no? (decidme que no...)

b) El porqué de la encuesta y de este trabajo es único y múltiple: único porque es básicamente una necesidad, múltiple porque esa necesidad es un imperativo (con todo lo que ello conlleva), por un lado, de los alumnos y, por otro, motivado por las carencias de los manuales que usamos en clase, los cuales presentan las formas de tú y usted de los verbos y los diferencian como estilo formal e informal, situación formal y familiar, etc. en las primeras páginas de los libros del nivel A1 y que suelen olvidarlo en el resto de niveles, cuando el alumno es capaz de demandar esta diferencia y de hacer análisis similares al que presentamos.

c) Nuestra reflexión se apoya en una encuesta con 20 situaciones en las que se ha pedido que los encuestados respondan si usan "siempre tú", "siempre usted", "depende de la edad" o "depende de otros factores". En caso de marcar esta última casilla, esos factores serán de gran utilidad para el docente, cuyo uso didáctico invitamos a realizar y compartir. Este trabajo nos ha permitido extraer algunas conclusiones e ideas. La primera y más llamativa es que no hay ninguna situación a la que el 100% de los encuestados haya respondido lo mismo (todos los encuestados son españoles). Se han contemplado o extraído a partir de las respuestas, factores como los siguientes:
  • Usted no significa siempre respeto. Por ejemplo, hay señoras que se pueden sentir insultadas si se les trata de usted porque pueden entender que aparentan más edad de la que tienen y lo pueden considerar una falta de respeto o, al menos, de tacto o de educación. Estaríamos en el terreno de la pragmática.
  • Tú no lo podemos asociar directamente con la familia. Hay lugares en los que aún se habla de usted a "padre" y a "madre". Sin embargo, no al hermano, pero sí al tío. Esta sería una cuestión de sociolingüística.
  • Hay quien asocia el uso de tú y usted con el aspecto económico. Por ejemplo, en los sitios de pasta se habla de usted.
  • Se elige el uso de tú o de usted en función de la intención: hay franquicias y empresas que obligan a sus empleados a usar el tú para dar una imagen joven o de frescura y otras que lo hacen al revés, para transmitir una idea de sofisticación o elitismo; hay profesores que se presentan como "Miguel" y otros como "el señor Pérez"; a un camarero al que trato de tú, si tengo que pedirle la hoja de reclamaciones por algún motivo, cambio el tratamiento a usted...
  • Hay cuestiones casi intangibles que valoramos a la hora de elegir tú o usted: la impresión que nos cause el interlocutor, el tipo de lugar en el que nos encontremos, el estado en el que estemos, etc.)
  • Nos encontramos con situaciones en las que no necesitamos elegir entre tú o usted porque utilizamos frases hechas como, por ejemplo, "dos entradas para la sala 7, por favor" y el trato de cortesía lo aportan otros elementos lingüísticos (e, incluso, extralingüísticos).
  • Hay quien asocia el uso de usted con la percepción física del interlocutor: si no lo veo, uso usted (llamadas telefónicas, envíos de cartas o e-mails, taquillas en las que no veo quién me habla...)
  • Podemos encontrarnos situaciones aparentemente idénticas ante las que reaccionamos de modo opuesto. ¿Por qué la mayoría trata de tú a Nadal al pedirle un autógrafo y de usted a García Márquez al pedirle que le dedique un libro? ¿Es sólo una cuestión de edad?
  • Ha habido una evolución en el tiempo: al cura, al profesor universitario, al doctor no se le trata obligatoriamente de usted hoy en día. La edad de los encuestados influye también.
  • ¿Por qué existe en español el verbo "tutear" y no el verbo "ustedear"?
d) En el cuaderno La enseñanza de la pragmática en la clase de E/LE (Arco Libros) Salvador Pons Bordería reflexiona sobre el concepto de cortesía:
[...] los hablantes modificamos la forma de lo que decimos en función de la persona que tengamos delante y de la situación comunicativa en la que nos encontremos, porque una parte muy importante de la interacción social se gestiona a través del lenguaje.
Hace referencia al concepto de territorio (que es nuestro espacio de seguridad, igual que los animales, que se puede ver amenazado y que protegemos con elementos lingüísticos) y de imagen (la que transmitimos y que tratamos de cuidar):
El lenguaje sirve aquí como lubricante de las relaciones sociales, por lo que el hablante formulará su petición de modo que minimice los efectos negativos de la misma y restaure, en la medida de lo posible, las relaciones [...]
Ya sabemos que la cortesía no es sólo tú o usted, pero consideramos que nos puede ayudar bastante en nuestra reflexión. Esperamos que este trabajo pueda ser de utilidad para los docentes de E/LE. A mí me ha resultado muy provechoso este proceso. El debate queda abierto.
I. Presentación con los resultados de la encuesta

II. Documento con los comentarios
Tu_Usted_Comentarios